La Cordura vs la Irracionalidad

Por: Viejo Perro

El debate sobre el endeudamiento municipal se ha recalentado. Por un lado tenemos a los Concejales opositores dando detalles de la operatoria, solicitando informes y trabajando  para buscar otras alternativas que no resulten tan riesgosas para las finanzas municipales, por el otro a los 6 Concejales de Cambiemos, que no aparecen públicamente y empecinados en aprobar este endeudamiento sin dar explicaciones.

Tomar un crédito en dólares a 8 años es tan peligroso que en ciudades como Gualeguaychú su intendente decidió no hacerlo y optó por buscar financiamiento en pesos. El secretario de Hacienda de esa localidad hizo un estudio sobre la factibilidad y los riesgos y aconsejó al intendente no tomarlo. En Diamante, sucede a la inversa, el Secretario de Hacienda sale a los medios a decir que es un crédito ventajoso debido a la baja tasa de interés, aunque no dice nada sobre que sea en dólares.

Evidentemente uno de los dos está equivocado. ¿Quién de ellos, creen uds, dormirá más tranquilo los próximos años?

Es sabido que ambas realidades son distintas, en Gualeguaychú el intendente plantea la austeridad en la gestión y el saneamiento de las cuentas públicas, en Diamante ni siquiera sabemos cuales son los ejes de la gestión, es tal la improvisación y el descontrol que ni los propios funcionarios pueden explicar hacia donde vamos.

El municipio solo sigue en pie por la tarea diaria de los empleados que a pesar de los sumarios siguen resolviendo problemas y prestando servicios.

Es de esperar que en algún momento, obligado por la realidad, el intendente ponga los pies sobre la tierra. Por ahora solo se observa que no tiene idea de donde está parado.

Quizás debería escuchar menos a sus colaboradores y al comunicador militante y enfocarse mas en lo que opina la gente que la está pasando mal, aún sin tener las soluciones a mano ya estaría dando un gran paso.

Los concejales de Cambiemos, Aldo Cardinalli, Claudia Brumatti, Maria Alejandra Rodriguez, Horacio Carballo, José Mostafa y Matilde Suazo tienen la última palabra, son ellos quienes con su voto decidirán el futuro de nuestro pueblo.

Lo increíble de estos 6 concejales es que creen que el costo de sus decisiones se diluye al otro día de votar el proyecto, pero en este tema esa responsabilidad será examinada cada día, inclusive al culminar su mandato y según evolucione la cotización del dólar en las pizarras de las casas de cambio. Ojalá no les toque pasar a la historia como los 6 ediles que endeudaron de la forma más infame a sus propios vecinos.

Dicen que los pueblos son gobernados por gobernantes que se les parecen, si esto es así, se entiende la apatía, el estancamiento y el continuo retroceso que vivimos como sociedad. Aunque parece complicado, esperemos que en este caso finalmente triunfe la cordura y no la irracionalidad.

Autor entrada: Master

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *