Un dato que impacta: revelan cuántas empresas argentinas dejaron de venderle al mundo durante los últimos años

El llamado “costo argentino” perjudicó a las Pymes exportadoras, muchas de las cuales abandonaron el negocio ante las dificultades para competir.

La cifra es elocuente y sin dudas, preocupa, especialmente luego de que el déficit comercial tocara un nivel récord en 2017, del orden de los u$s8.471, y que en el primer trimestre el rojo de la balanza se ubique un 111% por encima de igual lapso del año pasado.

Según un informe del Instituto de Estrategia Internacional, dependiente de la Cámara de Exportadores de la Argentina (CERA), en la última década dejaron de venderle al mundo unas 5.500 empresas. 

En efecto: en 2007 llegó a haber 14.750 firmas con negocios en el exterior, mientras que en 2017 sólo registraron operaciones unas 9.250. 

Esto implicó que, en ese lapso, se perdió el 37% de la base de firmas exportadoras, la mayoría de ellas Pymes.

Un dato clave es que la cifra de 2017 es incluso más baja que la de 2015, último período en el que el kirchnerismo estuvo en el poder (ver cuadro).

Según datos del Observatorio de Empleo y Dinámica Empresarial (OEDE) del Ministerio de Trabajo, actualmente existen 590.000 Pymes en todo el país, que representan 98% de las firmas nacionales y 50% del empleo argentino.

Al ser únicamente 9.250 las que exportan, esto implica que solo el 1,5% del total tiene presencia internacional, cuando hace una década este nivel se acercaba al 2,5%. 

Según el analista y consultor Marcelo Elizondo, “la Argentina es el 26vo país del mundo por su PBI pero está en el puesto 45 en el ranking de exportadores, siendo una nación en la que el ratio de ventas al mundo pér cápita tiene una no muy destacada ubicación en relación a sus vecinos”, con una performance peor que la de países como Panamá, Chile, Costa Rica, México, Uruguay, México, Venezuela y Paraguay.

A la hora de analizar las causas por las cuales se fue reduciendo paulatinamente el número de empresas con negocios en el exterior, los expertos ponen el foco en esa mochila llamada “costo argentino“, que incluye desde una alta presión impositiva hasta el elevado valor de la logística.

La carga tributaria, por ejemplo, pasó de representar un 25% del PBI a un 32% en 2016, según datos de la Cámara Argentina de Comercio (CAC).

(iprofesional)

Autor entrada: Master

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *