Te vestiste de Superman y te dieron el papel de Chirolita

Por Perro Viejo

Hace un par de días el diputado Darrichon declaró, en el programa Blanca Ciudad Noticias que se emite de Lunes a Viernes de 8 a 11 hs por FM Master, que en una charla con el intendente Aranda este le había comentado que por ahora no iba a tomar el crédito en dólares que le ofrecía la provincia. Esta decisión estaba motivada por la inestabilidad cambiaria.

Lo extraño de esta decisión es que la inestabilidad cambiaria ya existía al momento de tratar el proyecto en el recinto del Concejo Deliberante, pero eso no importaba, lo importante era aprobar la autorización para tomar la deuda.

El Ejecutivo necesitaba aprobar este proyecto no para endeudarse sino para demostrar autoridad, la deuda ya había pasado a segundo plano, las máquinas y la obra pública ya no eran el objetivo perseguido, el único objetivo era demostrar la autoridad del intendente sobre sus concejales.

Hoy podemos decir que el objetivo se cumplió y con creces, logró disciplinar hasta al concejal más díscolo, ese concejal proveniente de la estructura partidaria, esa estructura que no soporta que un profesor de educación física haya logrado lo que tantos doctores no lograron, llegar a la intendencia.

Ese concejal hoy debe sentirse muy mal. Durante las semanas previas fue vapuleado públicamente por su propia gente. El intendente en persona se encargó de hacerle sentir el rigor, su ladero en los medios, el periodista estrella que le hace los mandados lo castigó hasta en su Facebook personal. Lo trataron y destrataron durante meses. Hasta los simpatizantes partidarios lo trataban de traidor.

Y el concejal aflojó. No solo aflojó, hasta se convirtió en el primer cruzado de la causa, la defendió a capa y espada. La noche de la votación hizo la defensa política más encendida que se haya escuchado. Hablaba maravillas de la decisión adoptada por el intendente, solo le faltó decir que era el mayor estadista de la ciudad al tomar aquella decisión. Aranda sonreía.

Y pasaron los días, y el crédito no se ha tomado. La incertidumbre económica no lo permite, Aranda sabe, más por indio que por inteligente, que embarcarse en este crédito puede generar que ni él ni varias de sus generaciones puedan caminar tranquilos por las calles de la ciudad.

En cambio el concejal tiene otras preocupaciones, se puso el traje de Superman pero quedo claro que no pasa de Chirolita.

Autor entrada: Master

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *