Musimundo pidió el concurso preventivo de acreedores

El mes pasado, Musimundo había cerrado una decena de locales, la mayoría en pequeñas ciudades del interior bonaerense, con el objetivo de reducir su estructura y aliviar su situación financiera en un contexto de alto costo de endeudamiento.

Luego de un período de cierre de locales y de achicamiento de su negocio, finalmente Musimundo decidió pedir la apertura de su concurso preventivo de acreedores.

En concreto, la solicitud fue hecha por CARSA, una de las sociedades controlantes de la cadena de electrodomésticos que también tiene a Megatone como accionista. Ambas empresas mantienen un particular vínculo de negocios alrededor de la marca Musimundo mediante el cual comparten la publicidad y el marketing pero operan de manera independiente en el negocio, la comercialización, el financiamiento, sus locales, la logística y la distribución.

En el caso de Megatone es originaria de la ciudad santafesina de Rafaela mientras que CARSA tiene sede en Resistencia y por eso solicitó el proceso concursal ante Juzgado Civil y Comercial Nº 23, de la capital chaqueña, a cargo de Fernando Luis Navenas. En cuanto a las razones, tienen que ver con la crisis financiera y la caída en las ventas que la cadena viene sufriendo y que la obligó, antes de tomar esta medida, a cerrar varios de sus locales.

De hecho, el 21 de mayo pasado, la sociedad anunció a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires que había tomado la decisión de discontinuar algunos de sus puntos de comercialización, cuyas ventas no aportaban los niveles de rentabilidad que la situación demanda, liberando así requerimientos de capital de trabajo.  “La medida contribuye a aliviar la situación financiera de la sociedad en un contexto de alto costo del endeudamiento”, sostenía el informe de la empresa en ese momento.

Una situación que no condice con los números que muestra Musimundo en sus balances si se tiene en cuenta que el año pasado registró ganancias por casi $23 millones, que en marzo pasado emitió una serie de Obligaciones Negociables (ON) por $340 millones y que se encuentra en situación normal en el sistema financiero.

Al respecto, durante una reunión de directorio llevada a cabo este viernes, sus ejecutivos admitieron haber sufrido el rechazo de cheques por falta de fondos suficientes y que ha librado otros de pago diferido con vencimiento este mes que totalizan $825 millones. También anticiparon el vencimiento durante este mes de dos series de ON por otros $52 millones, además de ya tener cheques rechazados por otros $54 millones adicionales.

En este contexto, el directorio admite que la sociedad no tiene la capacidad suficiente para hacer frente a todos estos pagos y que con la apertura de su concurso preventivo de acreedores busca evitar mayores perjuicios y el agravamiento de la situación.

“Dadas las apremiantes circunstancias, se estima necesario y prudente acudir al amparo legal que prevé el régimen concursal y solicitar la apertura del concurso preventivo de la sociedad para posibilitar la continuidad de la empresa y el mantemiento de las fuentes de trabajo”, sostiene la presentación de CARSA ante la Bolsa de Comercio.

En la empresa aseguran que la situación tiene varias razones. Una es la retracción de la demanda. Otra, la competencia no solo de otras cadenas de su estilo sino también de hipermercados, sitios online, bancos y tarjetas de crédito. Además, disminución del margen sobre los costos de venta de los productos, negativas condiciones macro económicas del país e incremento de los índices inflacionarios, déficit fiscal, comercial y volatilidad de la política cambiaria y monetaria. (iprofesional)

Autor entrada: Master

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *