La suba de los alimentos y las tarifas aumenta el pesimismo de los argentinos en la economía

En mayo cayeron 7% interanual las expectativas económicas y la predisposición a comprar bienes durables. Las mayores preocupaciones de los consumidores.

E

malhumor social de los argentinos sigue reflejándose en las encuestas. Según el Índice General de Expectativas Económicas(IGEE), que confecciona la consultora Kantar TNS, la percepción de la población sobre la situación económica y laboral cayó 7% interanual en mayo y 2% con respecto a abril.

De esta forma, también los pronósticos a futuro se desploman, tal como indica el informe en cuanto a la predisposición de los argentinos a comprar bienes durables, como electrodomésticos. El indicador se retrajo en mayo por cuarto mes consecutivo, al mostrar caídas de 7% con respecto a igual mes de 2017 y de 4% en comparación con abril.

“La depreciación del IGEE se observa por una marcada incertidumbre respecto a la situación futura y su impacto en la vida y consumo personal”, explicó Mercedes Ruiz Barrio, Investigadora Senior de Kantar TNS.

La analista agregó: “Mientras el impacto del dólar es menor al resto de las variables, en el conjunto de la población, son los gastos en servicios públicos y el incremento en los alimentos lo que generan un pesimismo respecto al cuánto se tendrá disponible”.

Preocupaciones
A la hora de evaluar la segunda mitad del año, los argentinos se mostraron temerosos ante el costo de los servicios públicos: lideró la lista de preocupaciones con 31%, delante del precio de los alimentos (19%) y el desempleo (15%).

Justamente, el costo de las tarifas fue el ítem que mostró más crecimientoen las últimas cinco mediciones, con un fuerte aumento a partir de mayo de 2016, ya en plena gestión de Cambiemos. Otra preocupación que subió fue la cotización del dólar: se ubicó entre 2% y 3% entre 2014 y 2017, hasta el 8% este año.

Por su parte, el precio de los alimentos fue uno de los ítems que más decreció: desde el 34% de 2014, hasta el 19% actual. En tanto que el temor a que el entrevistado o alguien de su familia pierda el empleo fue descendiendo desde el  24% de 2014 hasta el 15% actual. También bajó la preocupación sobre los gastos de salud y educación, desde el 15% de 2014 hasta el 5% de 2018.

“En síntesis, las Expectativas Económicas de la población son afectadas por un pesimismo sobre el devenir de la economía, donde los gastos en servicios (gas, luz, agua) y en alimentos son la principal preocupación de los consumidores, principalmente del conurbano bonaerense, de los niveles mediobajo y bajo, y con mayor pesimismo respecto a tarifas entre los adultos de 35 a 49 años“, concluyó Ruiz Barrio. (Iprofesional)

Autor entrada: Master

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *