La Caja Hoy

Ya ha transcurrido gran parte del mes de Julio y los jubilados municipales siguen esperando el aguinaldo. Hasta ahora no hay novedades y la única respuesta proviene de su Vicepresidente Zapata, quien cada vez que habla recita: estamos esperando novedades.

¿Qué significa esperar novedades? Significa que no existen los fondos suficientes para pagar. Según la nota cursada desde el Directorio de la Caja al Departamento Ejecutivo Municipal se necesitan $ 850.000 para poder cumplir con el pago del aguinaldo. La respuesta del Ejecutivo fue que para transferir ese dinero primero debían abonar el sueldo de “Junio” y el aguinaldo a los funcionarios y concejales. Recién en ese momento se pueden practicar las retenciones de aportes que luego serán transferidas a la Caja. Que dicho sea de paso, no llegan ni por asomo a esa cifra.

Teniendo en cuenta esta novedad se puede deducir que el Ejecutivo Municipal necesita una suma cercana a los $ 2.000.000 solo para cumplir con los sueldos y aportes que hasta hoy adeuda. Una situación financiera más que alarmante teniendo en cuenta que en un par de semanas deberá volver a pagar los salarios de planta, aportes y déficit de la Caja.

Actualmente la Caja posee un déficit mensual de $ 400.000, no paga aguinaldo y su Presidente “Cocho” Geunarenuncia dejando el barco en mitad de la “tormenta”.

Siendo sinceros, quien ha conducido la Caja desde el inicio de la Gestión es el sindicalista Carlos Zapata, el mejor funcionario de Aranda, la persona que se ha encargado de contener la tropa por un lado y de defender la gestión por otro, hasta llegó a tomarse una foto, bastante cómica por cierto, entregando una Nota al Intendente Aranda para que interceda ante el Ministro Frigerio solicitando ayuda para la Caja. Están transitando el tercer año de gestión y la única iniciativa que llevaron adelante para solucionar el problema fue escribir una notita.

Siempre que se habla de la Caja comienzan las disputas sobre quien fue responsable de su estado actual. Una disputa que entretiene a las hinchadas pero que no soluciona nada. Desde que nació esta Caja las inversiones no han sido buenas, plazos fijos, créditos al municipio y falta de aportes han deteriorado sus finanzas. La solución planteada hasta aquí también ha sido la misma, la cancelación de la deuda con terrenos. Si esa solución, que parece la única al alcance del municipio, ha sido planteada hace más de 8 años, no se entiende porque se dilata tanto. En realidad es muy entendible, haber solucionado esto hace 8 años hubiera implicado no poder llevar a juicio al intendente Darrichón por la falta de aportes, algo que el radicalismo local no hubiera permitido, ni aún a costa del hambre actual de los jubilados.

Hablar de una Caja quebrada tampoco es serio. Hoy la Caja no paga $ 850.000 en aguinaldos pero tiene depositada una suma cercana a los $ 42.000.000 en plazos fijos en dólares. Siendo el objetivo principal asegurar a los trabajadores de la Administración Comunal la jubilación, pensión u otro beneficio a que tuvieren derecho, según el Art. 2 de la Ordenanza de creación, no se entiende porque no se cumple el mismo. Algunos podrán decir que ese fondo en dólares es “intocable” pero mucho más “intocable” es asegurar el pago a los beneficiarios. Solo es cuestión de tiempo para que un jubilado reciba asesoría legal y haga el reclamo de haberes en la justicia.

Así las cosas, los jubilados se encuentran en medio de un juego de intereses políticos que los excede, están atrapados en una maraña de mezquindades de todo tipo que hoy los privan de vivir, con algo de tranquilidad, la etapa final de sus vidas.

Autor entrada: juan viejo perro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *