Con ser honesto no alcanza

honesto, honesta: adj. Que es incapaz de engañar, defraudar o apropiarse de lo que no es suyo.

Hace unos días atrás el intendente Aranda dejaba ese título en una nota que dio para un medio de la ciudad de Crespo. Quizás no sabía el significado de la palabra honesto o bien se excluía del análisis. Vaya uno a saber.

Luego de tres años de gestión y sin haber resuelto un solo problema, es más, generando nuevos, el intendente Aranda se vistió de estadista y hasta se animó a deslizar críticas al gobierno provincial.

Es lógico que hable de otras gestiones ya que de la propia solo puede comentar fracasos. Semipeatonales, sendas sobreelevadas, parque automotor, iluminación pública, agua, Caja de Jubilaciones, etc., etc. Son temas que preocupan a la población y que no han sido resueltos por su gestión.

La vedette de estos días ha sido la senda peatonal sobreelevada, en criollo “lomo de burro”, ubicado en la zona céntrica que hasta ahora solo ha servido para dañar vehículos, inundar comercios y cosechar miles de descalificaciones en redes sociales. Esta obra fue realizada porque “queda lindo!” según expresiones de Aranda. Mas allá de la cuestión estética, siempre opinable, lo  indudable es que genera complicaciones de todo tipo y mas ahora con el agregado de “la muralla china” que quizás disminuya el caudal hacia el Restó  pero lo incremente hacia los vecinos de calle Dasso. Es solo un poco de agua extra, habría dicho Aranda, que hizo levantar el pavimento de la esquina de su casa porque le molestaba un “charco” que se formaba en la misma.

Fue tal el descontento con la obra que desde la misma “estructura” partidaria salieron a “pegarle” y hasta mandaron notas a medios de la capital para que tengan llegada a todo el territorio provincial. También pidieron la cabeza del ingeniero, del que hasta pusieron en duda su título profesional. Cuando los muchachos de la UCR se pelean entre ellos no andan con chicas, hasta no ver sangre, no paran.

Lénico habló de su gabinete, de lo pluripartidario del mismo (básicamente un rejunte), se mostró molesto con el gasto en desdoblar elecciones y lo que significa para una ciudad como Diamante donde con un millón de pesos se podría solucionar la colectora este. ¿Le falta un millón para lo colectora y se gasta 14 en una plaza? Inentendible.

También, demostrando una vez mas su incapacidad para sacar cuentas, hizo un análisis de la tarifa energética donde, según sus cálculos estaríamos pagando hasta un 500% más que en otros lugares, pero tomando los valores que él menciona, esa diferencia es solo de un 25%. Cosas que pasan.

Para colmo de males, arranca un año electoral y ni “caquero nuevo” tenemos para mostrar. La ciudad a oscuras, los jubilados sin cobrar aguinaldo, los  vehículos municipales convertidos en chatarra y los barrios en estado de abandono. No pegó una.

Es verdad, cono honestidad solo no alcanza, imagínense sin ella.

 

Autor entrada: juan viejo perro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *