UNA ELIMINACIÓN QUE NOS DUELE

Con el pitazo indicando la finalización del partido todos los argentinos nos sentimos presos de un gran vacío. Una nueva ilusión mundialista queda atrás. El penal errado, ese tiro en el poste, esa atajada que no fue vuelven a la memoria una y otra vez. Y lo peor de todo, nuestras vidas vuelven a la normalidad.

Nuestros problemas cotidianos siguen ahí pero ahora se han potenciado. Despertamos de una siesta de dos semanas, en ese tiempo la economía del país ha agudizado sus problemas.

El partido inaugural arrancó con un dólar a $ 26,65, ya casi pisa los $30, el riesgo país estaba en 468 puntos, ahora superó los 600, la tasa de interés pasó de 40% a 47%, la fuga de capitales no cesa y lo más importante de todo, reingresamos al club de deudores del FMI con un crédito Stand By por U$S 15.000 millones solo en su primer  tramo. La tan pregonada vuelta al mundo se hizo realidad, ahora estamos en el mismo grupo que Kenia, Irak y Egipto, al menos es un grupo accesible si de futbol se tratara.

¿Cómo llegamos a este desastre? La respuesta vino de nuestro presidente Mau. Sencillamente dijo: “pasaron cosas” y lo peor es que seguirán pasando. Del mejor equipo de los últimos 50 años ya no quedan ni las hilachas. Futbolísticamente hablando vienen pifiando y metiendo goles en contra desde hace dos años y medio.

Pero hablando de goles en contra y pifiadas y yendo al terreno local, también tenemos a nuestras figuras destacadas. A los problemas nacionales y provinciales también debemos sumarle los puramente locales. Dos años y medio de incapacidad y soberbia que no tienen nada que envidiar a la gestión nacional.

Una gestión “bachera”, falta de ideas y bastante onerosa para los contribuyentes diamantinos, según nos pudimos enterar como resultado de la última “operación mediática” que, aparentemente, buscaba generar malestar (para lo cual no hay que hacer un gran esfuerzo) con la publicación de los sueldos de funcionarios, concejales y algunos empleados de planta en particular.

La lista de problemas en el palacio municipal es infinita. Falta de gestión e ideas, funcionarios caros, falta de recursos, obras sin sentido y de poca o nula utilidad, caja de jubilaciones en virtual quiebra, soberbia, incapacidad, peleas internas, etc, son solo algunos de los puntos que se pueden citar.

Solo como ejemplo, hace un par de días se inauguraba la nueva iluminación led del acceso a la ciudad. En un acto muy austero, como ahí mismo se mencionaba, una veintena de funcionarios y algún legislador provincial se hacían presentes para dar marco a aquel acto. Entre todos ellos había más de $1.000.000 en sueldos, todos extasiados ante aquel logro de gestión. En el acto no se mencionó, pero es bueno recordar algunas cosas. Para adquirir esas lámparas hubo que tomar un crédito en dólares que hoy genera una deuda en pesos que duplica el monto abonado en aquella compra. Para decirlo más fácil, vamos a colocar 800 lámparas led pero hoy ya estamos debiendo 1.600. Recemos para que el dólar no siga aumentando.

Cómo todo tiene que ver con todo, recordemos que hace un tiempo Aranda hizo votar a sus concejales la autorización para un segundo endeudamiento en dólares que permitiría comprar, dentro de muchas otras cosas, un hidroelevador que era de urgencia porque sin este no se podrían colocar las nuevas luminarias. Este crédito no ha sido tomado aún, pero era tal la urgencia que hasta removió a la anterior contadora porque no autorizó la compra. Segúndeclaraciones de unos de sus funcionarios, esta falta “le costó el puesto” a la contadora. Pues bien, salvo que sea un hidroelevador invisible, como el crecimiento del presidente Mau, este no ha llegado pero las nuevas luminarias han sido colocadas. Alguien no dijo la verdad. ¡Adivinen quién les mintió!

Para no aburrirlos y como hay temas de sobra para seguir hablando les prometo que esta historia CONTINUARÁ….

Autor entrada: juan viejo perro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *